Ir al contenido principal

Nobel para genetistas

Hace un par de días había dado a conocer los ganadores de los premios Ig Nobel (parodia de los premio Nobel). Hoy se dio a conocer el premio nobel en Medicina -aunque yo pienso que debe reformularse el nombre de premio nobel en medicina o fisiología por el premio nobel en biología, ya que casi todos los ganadores fueron biólogos con investigaciones realizadas en esta ciencia- a tres genetistas: Elizabeth H. Blackburn, Carol W. Greider y Jack W. Szostak, gracias a sus investigaciones en la telomerasa, enzima clave para retardar el envejecimiento haciendo que la célula pueda dividirse una y otra vez, sin un límite, en otras palabras, esta enzima sería la clave para la inmortalidad.

Pero la telomerasa puede ser un arma de doble filo. Así como puede mantener dividiendo la célula indefinidamente, esta también puede llegar a convertirse en una célula cancerosa. Para evitar esto, nuestras células llevan la cuenta de cuantas veces van dividiéndose –mediante el desgaste de los telómeros- y cuando llegan a un determinado número de divisiones, aproximadamente 80, mueren. La telomerasa interfiere con este proceso y casi el 90% de las células de los bebes y infantes son ricas en esta enzima. Cuando la persona es adulta, la telomerasa ya casi no está presente más que en las células cancerosas.

El tratamiento del cáncer puede enfocarse hacia este punto, diseñando drogas, o usando la terapia génica, para poder interferir con esta enzima y evitar que las células malignas se sigan dividiendo incontrolablemente. Por ejemplo, Gerón ha diseñado una hebra de ADN artificial que se atasca en la telomerasa, evitando que esta pueda regenerar los telómeros en las células cancerosas, llevándolas a la muerte. Aún este compuesto está en su fase de ensayos clínicos.

El tamaño de los telómeros también puede afectar el envejecimiento de las organismos. En ratones se demostró que los telómeros más largos aumentaban la esperanza de vida de los ratones, siempre y cuando, existan ciertas mutaciones que bloqueen el desarrollo del cáncer.

Pero, de que nos sirve vivir 250 años, si a los 70 ya no servimos para mucho?. A los 70 ya empezamos con la incontinencia, con la impotencia, con el Alzheimer, con el Parkinson, con los reumas, etc. Si bien estos males son el producto del envejecimiento y muerte de nuestras células, todo organismo cumple un ciclo de vida, que dura un determinado tiempo, yo pienso que hay mecanismos más fuertes que tratarán de restaurar este equilibrio. Podemos mejorar la tecnología de las telomerasas para poder aumentar nuestra esperanza de vida, pero, es muy probable que esto pueda activar otro mecanismo oculto, que sólo se expresa en este tipo de condiciones, la cual, tratará de llevar todo nuevamente a la normalidad.

Para mi, sería mejor que vivir 200 años, vivir 80 años, pero vivir todos esos años como si tuviéramos 25, más que la inmortalidad, prefiero una juventud extensa.

Para terminar, como es clásico del premio Nobel, este reconocimiento a estos tres genetistas se ha hecho casi 30 años después de su descubrimiento. Así que ya veo que mi premio nobel lo ganaré cuando tenga unos 50 años, para ser exactos, en octubre del 2036.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fusión y fisión de mitocondrias

Se cree que los procariotas aparecieron en el planeta hace unos 3,500 millones de años, mientras que los eucariotas lo hicieron hace unos 2,000 millones de años. Pero, si los procariotas llevan una ventaja de 1,500 millones de años a los eucariotas, ¿por qué ellos no son los organismos más complejos? La respuesta son las mitocondrias [Les recomiendo leer este artículo publicado en el blog]. Todos conocemos a las mitocondrias, si no las recuerdan, aquí se las presento. Tal vez la imagen que tenemos de ellas es que se encuentran diseminadas por toda la célula, aisladas unas de otras o, a lo mucho, reuniéndose en pequeños grupos. Sin embargo, esto no es así. En realidad, las mitocondrias son unos organelos muy dinámicos, que se encuentran fusionándose y dividiéndose constantemente, pero hasta ahora no se sabe a ciencia cierta que rol cumple este proceso. Axel Kowald de la Universidad Humboldt de Berlín y Tom B. L. Kirkwood de la Universidad de Newcastle han desarrollado una teoría

Algodón rosa

La mayoría de las personas dan por hecho que el algodón es blanco. Lo vemos así en hisopos, rollos y torundas. Sin embargo, existen de diversos colores, especialmente, en Perú. Marrón, crema, pardo, verde, son algunos de ellos. Como esos algodones no se pueden teñir, la industria textil optó por las variedades de fibra blanca. Muestras de algodón de color. Fuente: Ing. Patricia Ocampo. En la actualidad hay una mayor concienciación por los impactos ambientales que generan los productos que consumimos. La ropa es una de ellas. Los tintes empleados generan contaminación de los cuerpos de agua. En ese contexto, los algodones pigmentados adquieren mayor relevancia, aunque la variedad de colores existentes es muy limitada. La naturaleza tiene infinidad de colores. Un claro ejemplo son las flores: amarillas, azules, rosadas, violetas, rojas y más. Cada pigmento es producido por diversas enzimas que catalizan reacciones químicas para que una molécula se convierta en otra. Por ejemplo, la tiros

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi