Ir al contenido principal

¿Por qué las esporas no activan nuestro sistema inmunológico?

No nos damos cuenta, pero estamos rodeados por millones de esporas de hongos (conidios) que permanecen suspendidas en el aire todo el tiempo. En su mayoría pertenecen a los géneros Cladosporium, Penicillium, Alternaria y Aspergillus. Las respiramos todo el tiempo, pero, ¿por qué, en la mayoría de personas, no generan una respuesta inmunológica al ingresar al organismo?

 Esporas de Aspergillus niger bajo el microscopio. Fuente: Wikimedia Commons.

De por sí, estos hongos pueden llegar a causar serias infecciones como la aspergilosis, provocando una respuesta inmunológica mediante la expresión de ciertas moléculas estimuladoras, como la CD80, y de antígenos que inducirán la secreción de las citoquinas como la HLA-DR, generando una respuesta inflamatoria.

Los centinelas de toda esta cascada de reacciones son las células dendríticas. Pero, cuando los hongos están en forma de esporas no causan ningún tipo de respuesta inmunológica ni estimulan las células dendríticas a pesar que poseen los mismos componentes que activan dichas respuestas. ¿Será que algo estará bloqueando estos receptores volviendo a las esporas inmunológicamente inertes?

Investigadores del Instituto Pasteur estudiaron los conidios de Aspergillus fumigatus y observaron que estaban cubiertas por unas hidrofobinas llamadas RodA unidas a su pared celular, la cual desaparecía a medida que las esporas germinaban.

Las RodA purificadas no inducían la maduración de las células dendríticas ni la activación de las células CD4+T responsables de la producción de citoquinas; a diferencia de la Aspf1, que es la proteína más inmunogénica que posee este hongo. En otras palabras, las hidrofobinas RodA eran inmunológicamente inertes.

Para confirmar si la presencia de RodA es la responsable de la ausencia de respuesta inmonológica inactivaron el gen rodA en A. fumigatus. En este caso, las esporas generadas por el hongo mutante estimulaban a las células dendríticas y activaban la producción de citoquinas, tanto in vitro como en ratones de laboratorio. También se realizaron las mismas pruebas con las hidrofobinas de las conidias de otras especies de hongos, obteniendo los mismos resultados. 

Y ¿qué pasa con las personas alérgicas a las esporas? En esos casos, serían otros los componentes de los hongos que inducirían la respuesta del sistema inmunológico.

Para terminar, este estudio es de vital importancia desde un punto de vista terapéutico. Usando la nanotecnología podemos crear nanopartículas y nanorobots, recubiertos por hidrofobinas del tipo RodA, para poder inocularlos en los pacientes sin generar algún tipo de respuestas inmunológica. De esta manera, se podría tratar tumores muy dificiles de extirpar, llevar los fármacos a los tejidos deseados, tratar infecciones intestinales o pulmonares, etc.

Referencia:

Aimanianda, V., Bayry, J., Bozza, S., Kniemeyer, O., Perruccio, K., Elluru, S., Clavaud, C., Paris, S., Brakhage, A., Kaveri, S., Romani, L., & Latgé, J. (2009). Surface hydrophobin prevents immune recognition of airborne fungal spores Nature, 460 (7259), 1117-1121 DOI: 10.1038/nature08264

[Entrada publicada originalmente el 2 de setiembre de 2009].

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers. La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes.Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces.

Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “he construido una casa/edificio/puente/carretera”, o “he dejado satisfecho a un cliente” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las pruebas están …

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…