Ir al contenido principal

Mapeando la forma del genoma del VIH

Cuando hablamos de mapeo genético, generalmente nos referimos a la posición de los genes dentro del genoma, y esto lo hacemos generalmente usando técnicas de secuenciamiento genético. Pero debemos distinguir que no sólo podemos secuenciar el ADN, también podemos secuenciar el ARN y hasta las proteínas. Primero empezamos con la genómica, que consistía en todo referente a los genes, donde se ubican, cual es su secuencia, como se expresan, como evolucionan, etc... luego vimos que eso no era suficiente para explicar como estos genes eran expresados, así que en ese momento nació la transcriptómica, que se enfocaba en el ARN, osea, en todos aquellos genes que eran transcritos a ARNm, en otras palabras, los genes que supuestamente estaban siendo expresados. También estudiaba las interacciones genéticas, los exones e intrones (regiones no codificantes) y la regulación de la expresión genética a nivel pos-transcripcional. Luego vino la proteómica, donde se analizaban todas las proteínas de un organismo. Se obvservó que a pesar que muchos genes eran transcritos a ARNm, algunos no llegaban a traducirse hasta proteínas, así que la proteómica también estudiaba eso, la regulación de la expresión genética a nivel pos-traduccional, la interacción entre proteínas, su estructura tridimensional, sus funciones, etc... pero aun quedaba un vacío... habían ciertos genes que tenían otro tipo de regulación de su expresión, que no tenía que ver con el ADN ni con factores de transcripción, sino con ciertas modificaciones que se daban en su estructura (metilaciones, acetilaciones, etc.) que también ejercían un efecto sobre la expresión genética, fue así que nació la epigenómica. Pero, todo esto no era suficiente para explicar el funcionamiento de los organismos, así que nacieron la metabolómica que estudia a todas las moléculas (desde la glucosa hasta las proteínas), intermediarios metabólicos y productos finales de las vías metabólicas, la flujómica, la glicómica, y muchas ómicas más. Pero se olvidaron de algo al estudiar la expresión de los genes.

Las cadenas de ADN o ARN no son como nos los pintan en los libros, lineares como cables de luz o circulares como anillos. Las hebras de ADN y ARN son estructuras extremadamente complejas. Si bien dentro de los nucleosomas y cromosomas se encuentran altamente empaquetados y comprimidos, si le damos un espacio para que puedan "estirarse" verán que estas cadenas de nucleótidos adquieren una arquitectura tridimensional, formando remolinos y horquillas. Estas estructuras complejas también ejercen un control sobre la expresión genética, ya que pueden exponer u ocultar secuencias genéticas, facilitando o dificultando el acceso de las ARN polimerasas a estos lugares.


Así que investigadores de la Universidad de Carolina del Norte están tratando de elaborar el mapa tridimensional de la forma del genoma del VIH. Recordemos que el Virus de Inmunodeficiencia Humana es el causante del SIDA, este virus tiene un genoma compuesto por ARN de una sola hebra, a diferencia de otros genomas que están compuestos por ADN de cadena doble. Con la ayuda de moléculas que se pegan al ARN del virus, están tratando de trazar la forma y arreglo de su genoma. La técnica es como poner foquitos a lo largo de una carretera, al encender los foquitos en la noche, podremos ver la forma de la carretera, como las luces de un árbol de navidad.

Ha sido muy difícil trabajar con el genoma del VIH, por esta razón, sólo la quinta parte de sus genes se han podido ubicar espacialmente dentro del genoma. Si no se conoce la forma y estrucutra de su genoma, es muy difícil que las máquinas puedan hacer una descripción detallada de cada uno de sus genes.

Aunque aún no se yha terminado de hacer este mapa, hasta lo que se tiene avanzado se ha podido observar que la arquitectura de ciertos puntos clave del genoma del VIH que coordinan entre sí para la expresión de ciertos genes, los científicos están buscando aquellos puntos que son claves para el ensamblaje de las nuevas partículas virales y poder elaborar nuevos antivirales que ayuden a contrarestar la infección.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La citometría de masas, una novedosa técnica para estudiar las células individualmente

Los citómetros de flujo han sido una herramienta fundamental en el descubrimiento y caracterización de los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmune. Esta técnica es tan poderosa que permite analizar más 10 parámetros simultáneamente, gracias al uso de anticuerpos marcados con moléculas fluorescentes. Sin embargo, la citometría de flujo parece haber llegado a su límite tecnológico, ya que cuando se pretende analizar más de 10 parámetros a la vez, la superposición de los espectros luminosos dificulta el análisis de los datos. Un grupo de investigadores norteamericanos y canadienses han mejorado la técnica gracias al uso de los principios de la espectrometría de masas según reportaron ayer en Science . De manera sencilla, la citometría de flujo consiste en el paso de una suspensión celular a través de un láser. Para que las células puedan ser detectadas y diferenciadas unas de otras, son marcadas con moléculas fluorescentes que se excitan cuando el rayo láser inci