Ir al contenido principal

La fuerza bruta para activar reacciones celulares

Las células tienen una serie de proteínas sensoras capaces de detectar cualquier estímulo (falta de nutrientes, agentes infecciosos, mutaciones, fallas fisiológicas, etc.) que activan reacciones en cadena para hacer frente a este estímulo. También hay muchos procesos que dependen de estímulos mecánicos como la contracción muscular y los procesos de transporte, pero uno de los más importantes, que depende de este tipo de fuerzas, se da en el torrente sanguíneo.


ResearchBlogging.orgCuando nos hacemos un corte o una herida, sangramos. Pero, como se activa la cicatrización de la herida y la coagulación de la sangre en nuestro organismo? La clave en este proceso es el factor de von Willebrand (VWF), un compuesto conformado por cientos de monómeros protéicos, cada monómero está unido al otro mediante el dominio A2. La VWF inicialmente es secretada por una VWF ultralarga (ULVWF) colapsada. Cuando el flujo sanguíneo es normal la ULVWF libera a la VWF, pero sus dominios A2 están plegados escondiendo los sitios donde las plaquetas se unen cuando hay que cicatrizar una herida. Cuando hay un corte o una herida, el flujo sanguíneo aumenta en esa zona estirando el dominio A2 y mostrando el sitio de unión de las plaquetas, esto para facilitar la cicatrización. Pero, que pasa cuando la VWF falla y el dominio A2 se estira sin que halla un corte o herida? Es aquí que se da una trombosis por la prematura agregación de plaquetas. Entonces, nuestro organismo debe tener un mecanismo para evitar esto.

El mecanismo usado por nuestro organismo usa una fuerza de cizalla para estirar a la VWF. Cuando se alcanza una determinada tensión, el dominio A2 se despliega y exhibe los residuos Tyr1605 y Met1606. Estos residuos son reconocidos por una metaloproteasa -la ADAMTS13- la cual corta a la VWF (A). Usando microscopios de fuerza atómica y pinzas ópticas (B), Zhang et al. logró medir la fuerza necesaria para desplegar el dominio A2 y observar el corte de la ADAMTS13 individualmente.

Zhang observó que con una fuerza aproximada de 11pN (C) se lograba desplegar el dominio A2, y que el corte sólo se hacía cuando el dominio A2 estaba desplegado y la fuerza es superior a 11pN (la fuerza actúa como cofactor de la ADAMTS13). Pero se observó que había un rango grande de fuerzas que desplegaban el dominio A2, dependiendo del tamaño de la cadena VWF. Zhang explicó que la tensión en el centro de la cadena era proporcional al cuadrado de la longitud de la cadena, de esta manera se diferenciaban las fuerzas entre las cadenas largas y las cortas. Usando una fuerza 11pN, Zhang calculó que el límite máximo del tamaño de la cadena era de 200 monómeros, similar al límite encontrado in vivo.

El equipo usado para este experimento -el microscopio de fuerza atómica y las pinzas ópticas- lo tenemos en nuestro país, seguramente se harán más investigaciones de este tipo y pondrán a nuestro país a la vanguardia del avance de la ciencia. Muchos procesos dependen de proteínas sensoras de fuerzas mecánicas, hasta la diferenciación celular depende de estas señales mecánicas.

Zhang, X., Halvorsen, K., Zhang, C., Wong, W., & Springer, T. (2009). Mechanoenzymatic Cleavage of the Ultralarge Vascular Protein von Willebrand Factor Science, 324 (5932), 1330-1334 DOI: 10.1126/science.1170905

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La citometría de masas, una novedosa técnica para estudiar las células individualmente

Los citómetros de flujo han sido una herramienta fundamental en el descubrimiento y caracterización de los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmune. Esta técnica es tan poderosa que permite analizar más 10 parámetros simultáneamente, gracias al uso de anticuerpos marcados con moléculas fluorescentes. Sin embargo, la citometría de flujo parece haber llegado a su límite tecnológico, ya que cuando se pretende analizar más de 10 parámetros a la vez, la superposición de los espectros luminosos dificulta el análisis de los datos. Un grupo de investigadores norteamericanos y canadienses han mejorado la técnica gracias al uso de los principios de la espectrometría de masas según reportaron ayer en Science . De manera sencilla, la citometría de flujo consiste en el paso de una suspensión celular a través de un láser. Para que las células puedan ser detectadas y diferenciadas unas de otras, son marcadas con moléculas fluorescentes que se excitan cuando el rayo láser inci