Ir al contenido principal

Diseño de interiores en laboratorios

Tomen un minuto de su tiempo para recordar como son sus laboratorios..., pocos con aire acondicionado, algunos con los ventiladores calléndose, lleno de telarañas (como adornados para una fiesta de Halloween), con el material contaminado almacenado en un cajón hasta que alguien se digne a botarlo, con los tips y microtubos amontonados en una vasija de vidrio, rebalzando hasta que sean desechados.

Ahora den un vistazo a este laboratorio:

El nuevo Laboratorio de Bioquímica de la Universidad de Oxford, Reino Unido, fue abierto el pasado mes de diciembre. Este innovador diseño, que permite a los 300 investigadores del laboratorio se comuniquen tanto como puedan, fue realizado por los arquitectos londinenses Hawkins y Brown. Todas las áreas estás separadas unas de otras por paredes de cristal, todos son visibles, así que es fácil de ver si alguien está sonseando. Por si fuera poco, el inmenso atrio central esta adornado por cientos de aves de cristal, además cada piso tiene su propio hall para los visitantes, amoblados con sillones y sofás de cuero, alfombras y hasta un piano. Da más la impresión de ser un hotel cinco estrellas que un laboratorio de investigación.

Y cuanto costó esta gracia? El presupuesto inicial para construir este laboratorio fue de £49 millones (unos $71 millones), y se gastó unas £750000 (unos... saquen su cuenta a dólares) para la decoración. Muchas personas criticaron enormemente esta botadera de plata, "mejor se hubiera invertido en investigación" era lo que todos decían. Y es cierto, en nuestro país un laboratorio sufre penurias por conseguir $5000 de financiamiento, y allí botan unos $70000000 en un "laboratorio 5 estrellas"..., como es cuando te sobra la plata. Según Jonathan Hodgkin, profesor de genética y uno de los coordinadores de este proyecto, el financiamiento vino gracias a donaciones de la Fundación Calouste Gulbenkian, el convenio público UK Wellcome Trust's y el Consulado de Arte de Inglaterra.

El obejtivo principal es crear un cómodo y elegante ambiente para investigar. "Si uno trata de reclutar a los mejores investigadores del mundo, ponerlos en un ambiente oscuro, silencioso y poco elegante no es la mejor manera".

Aquí el link para que vean en 360º este impresionante laboratorio.
http://www.chem.ox.ac.uk/oxfordtour/biochemistry/

Comentarios

  1. Hola, hace tiempo q no revisaba el blog, felicidades x tan buen trabajo, siempre hay cosas interesantes. Bueno, es cierto q muchas veces el espacio en los laboratorios nos queda chico, al menos en la universidad tenemos muchas áreas verdes para despejar la mente. El año pasado tuve la oportunidad de ir a new england biolabs en massachusetts, no es tan elegante como el lab de oxford pero tienen una muy interesante colección de arte y también áreas verdes. Creo q es importante q nos guste lo q hacemos y también donde lo hacemos.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

La oruga derretida

Las larvas de la polilla gitana ( Lymantria dispar ) llevan una vida tranquila. Durante el día, descansan en las grietas de la corteza de los árboles o enterradas en el suelo para evitar ser capturadas por sus depredadores. En las noches, salen de sus escondites y se alimentan de hojas hasta minutos antes del amanecer. A los cuarenta días de vida, se convierten en pupas, y dos semanas después, emergen como polillas adultas. Se aparean, ponen cientos de huevecillos y reinician su ciclo biológico. Oruga de la polilla gitana. Fuente: Wikimedia Commons . Una mañana, una de estas orugas aparece colgada boca abajo en la hoja más alta de una planta. Parece muerta. De pronto, empieza a estirarse y derretirse como si fuera un pedazo de plástico puesto cerca del fuego. La oruga literalmente gotea sobre las hojas que se encuentran debajo. Es una escena es macabra. Ninguna oruga presenció este hecho. Era de día y estaban escondidas. Pero en la noche, sin darse cuenta, se alimentan de las hojas s

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

¿Cómo eran los primeros tomates que llegaron a Europa?

Las primeras exploraciones europeas al continente americano, allá por inicios del siglo XVI, trajeron consigo muchas riquezas, especialmente, plantas que eran cultivas y consumidas al otro lado del mundo. Una de ellas fue el tomate. Hoy es la hortaliza más cultivada en el mundo. Anualmente se producen unas 180 millones de toneladas en 4.85 millones de hectáreas. Los tomates de hoy no se parecen ni saben como los que llegaron a Europa hace 500 años. Esto se debe a que la selección y mejora genética, que se ha dado por décadas, se orientó hacia la obtención de frutos más redondos, uniformes y resistentes, que duren más en los anaqueles de los supermercados y resistan el aplastamiento. La consecuencia fue que, en el proceso, se perdieron aquellos genes y alelos que codifican mayores niveles de azúcares y compuestos volátiles , que son claves en el sabor de este fruto. Con el fin de saber la apariencia que tenían los primeros tomates que llegaron a Europa, un grupo de investigadores neerla