Ir al contenido principal

Genética del comportamiento: "me quiere, no me quiere"

Recordando aquella historia de Juan y María, por el día de San Valentín, que detallaba todos los procesos fisiólogicos del enamoramiento; ahora podemos hablar de la parte genética, y explicar porque sucedían esas cosas en Juan.

(...)
- ¿Juan, a donde vas? - pregunta Pedro (jaja, quien se llama Pedro en estos días..)
- Me voy ha hacer un screening genético para el éxito matrimonial - Respondió Juan.
(...)

Esta pequeña escena puede sonar a ciencia ficción, pero NO¡. Una compañía canadiense ofrece este tipo de pruebas. Por sólo $99, Genesis BioLabs, examinará la expresión del gen que codifica para receptor de la vasopresina a1 (AVPR1a), el cual este año fue nombrado como "el gen de la crueldad" y posteriormente como el "gen del divorcio". Pero, ¿es más predictivo que el horóscopo de Jossie?

La vasopresina, es una hormona envuelta en las relaciones de pareja e hijos. En ciertos tipos de ratones (Microtus spp.), los que viven en las praderas son más fieles que los que viven en las montañas. Un estudio reveló que aumentando la concentración de la proteína receptora de la vasopresina a1 en el cerebro de los ratones promiscuos (los de las montañas), provocá que estos se asemejen más a sus parientes de las praderas, volviéndose considerablemente más monógamos e inviertiéndo más tiempo con sus parejas y sus crías.

Posteriormente salió un estudio que desmentía la relación entre este gen y los patrones de emparejamiento en los animales. Sin embargo, los científicos han observado que variaciones en la expresión del gen AVPR1a puede tener cierta influencia en áreas más complejas del comportamiento humano.

Un equipo liderado por el Dr. Hasse Walum del Instituto Karolinska en Estocolmo, analizó el ADN ubicado delante (upstream) del gen AVPR1a de 500 gemelos adultos, los cuales estaban casados o convivían con sus respectivas parejas como mínimo 5 años; encontrando que un pequeño cambio en esta parte del ADN, estaba asociado a relaciones menos estables.

Otro artículo publicado este año mostró la relacion entre el gen AVPR1a y el trato hacia las demás personas. Este estudio se llevó a cabo por Richard Ebstein de la Universidad Hebrea de Jerusalem. Para esto se dividió en dos grupos a los 200 voluntarios, "A" y "B". Los "A" recibieron $14 cada uno y se les dijo que podían compartir con "B" -a quienes no conocían anteriormente- tanto como quisieran. Más o menos fue el 18% de sonsos que le dieron todo su dinero a "B" y sólo el 6% se quedaron con todo, los demás dieron aproximadamente la mitad. Las personas más egoístas, tenían la misma variante en el ADN precedente al gen AVPR1a, que los que tenían relaciones menos estables del estudio del Dr. Walum.

La explicación podría ser que los receptores de vasopresina, están distribuídos de tal manera, que les proveen de menor sensación de recompensa al compartir o amar. Se especula que estas variantes en este gen pueden estar implicados en el autismo y otros desórdenes relacionados, ya que la característica del autismo es la inhabilidad de establecer conecciones con los demás. Pero estos estudios no pueden ser establecidos como definitivos, ya que es muy dificil de controlar el efecto del ambiente, así que no pueden ser reproducibles.

Genética del Comportamiento: Introducción

Genética del Comportamiento: Depresión

Comentarios

Entradas más populares de este blog

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…